Los ordenadores e Internet se han convertido en uno de los principales medios de transmisión y procesamiento de información. La mayoría de la información en Internet está abierta a todos los usuarios, por lo que muchas empresas proporcionan a sus empleados el acceso a Internet y protegen el tráfico corporativo mediante una conexión a través de VPN.

Una VPN proporciona un canal de comunicación seguro y apartado de cualquier persona que no sea la destinataria. Para ello, la información enviada a través de dicho canal se encripta en tiempo real. Con esto conseguimos que tanto nuestro tráfico en la red como nuestra identidad se vean protegidas por medio de la conexión.

¿Cómo funciona una VPN?

Una VPN oculta tu dirección IP al permitir que la red la redirija a través de un servidor remoto especialmente configurado por un proveedor de VPN. Esto significa que si navegas por Internet con una VPN, el servidor VPN se convierte en la fuente de tus datos. Esto significa que tu proveedor de servicios de Internet (ISP) y otros terceros no pueden ver qué sitios web visitas ni qué datos envías y recibes en línea.

Conexión a internet a través de VPN

¿Por qué debería usar una VPN?

Tu proveedor de servicios de Internet (ISP) generalmente configura tu conexión cuando te conectas a Internet. Te rastrea a través de una dirección IP. Tu tráfico de red se enruta a través de los servidores de tu ISP, que pueden registrar y mostrar todo lo que haces en línea.

Tu ISP puede parecer confiable, pero puede compartir tu historial de navegación con anunciantes, la policía o el gobierno y/u otros terceros. Los ISP también pueden ser víctimas de ataques de ciberdelincuentes: si son pirateados, tus datos personales y privados pueden ser comprometidos.

Esto es especialmente importante si te conectas regularmente a redes Wi-Fi públicas. Nunca sabes quién podría estar monitoreando tu tráfico de internet y qué podrían robar de ti, incluidas contraseñas, datos personales, información de pago o incluso toda tu identidad.

¿Qué beneficios tiene una VPN?

Una conexión VPN disfraza tu tráfico y lo protege del acceso externo. Los datos no encriptados pueden ser vistos por cualquiera que tenga acceso a la red y quiera verlos. Con una VPN, los hackers y los ciberdelincuentes no pueden descifrar estos datos.

Te puede interesar:  Un fallo en TeamViewer puede exponer las contraseñas de sus usuarios

Cifrado seguro: Para leer los datos, se necesita una clave de cifrado. Sin ella, llevaría millones de años a una computadora descifrar el código en caso de un ataque de fuerza bruta. Con la ayuda de una VPN, tus actividades en línea están ocultas incluso en redes públicas.

Alterar tu ubicación: Los servidores VPN actúan esencialmente como tus ‘proxies’ en Internet. Debido a que los datos de ubicación demográfica provienen de un servidor en otro país, tu ubicación real no puede ser determinada. Además, la mayoría de los servicios VPN no almacenan registros de tus actividades. Algunos proveedores, por otro lado, registran tu comportamiento, pero no transmiten esta información a terceros. Esto significa que cualquier registro potencial de tu comportamiento de usuario permanece permanentemente oculto.

Acceso a contenido bloqueado: El contenido web regional no siempre es accesible desde todas partes. Los servicios y sitios web a menudo contienen contenido que solo se puede acceder desde ciertas partes del mundo. Las conexiones estándar usan servidores locales en el país para determinar tu ubicación. Esto significa que no puedes acceder al contenido en casa mientras viajas, y no puedes acceder al contenido internacional desde casa. Con la suplantación de ubicación VPN, puedes cambiar a un servidor en otro país y efectivamente «cambiar» tu ubicación.

Transferencias seguras: Si trabajas de forma remota, es posible que necesites acceder a archivos importantes en la red de tu empresa. Por razones de seguridad, este tipo de información requiere una conexión segura. Para acceder a la red, a menudo se requiere una conexión VPN. Los servicios VPN se conectan a servidores privados y utilizan métodos de cifrado para reducir el riesgo de fuga de datos.

¿Una VPN es completamente segura?

Es importante tener en cuenta que las VPN no funcionan como un software antivirus completo. Aunque protegen tu dirección IP y cifran tu historial de internet, una conexión VPN no protege tu ordenador de intrusiones externas. Para hacer esto, deberías usar software antivirus como ESET Smart Security. Esto se debe a que el uso de una VPN por sí sola no te protege de troyanos, virus, bots u otro malware.

Te puede interesar:  Cómo unir o combinar un archivo pdf

Una vez que el malware ha encontrado su camino hacia tu dispositivo, puede robar o dañar tus datos, ya sea que estés usando una VPN o no. Por lo tanto, es importante que uses una VPN junto con un programa antivirus completo para garantizar la máxima seguridad.

Escoge un proveedor VPN seguro

También es importante que elijas un proveedor de VPN en el que puedas confiar. Si bien tu ISP no puede ver tu tráfico de internet, tu proveedor de VPN sí puede. Si tu proveedor de VPN se ve comprometido, tú también estarás en riesgo. Por esta razón, es crucial que elijas un proveedor de VPN confiable para garantizar tanto el ocultamiento de tus actividades en internet como el más alto nivel de seguridad.

En MK Smart Labs hacemos uso de NordVPN para todas nuestras conexiones. Tras casi 2 años con NordVPN no hemos tenido ningún problema con las conexiones. Por ello te recomendamos que le eches un vistazo y te animamos a probarla, ya sea desde tu equipo de sobremesa o smartphone.

De la mano del equipo de NordVPN, os dejamos esta infografía hablando de la importancia de asegurar nuestra conexión a internet, especialmente en compras y banca online:

Si aún no utilizas ningún servicio de VPN en tus conexiones, ya sea desde ordenador o smartphone. Te dejamos aquí un enlace para que pruebes y disfrutes de la protección que te ofrece NordVPN con hasta un 63% de descuento para nuevos usuarios.