El router (o enrutador) es el dispositivo fundamental que nos da acceso a internet a través de la red de nuestro proveedor de servicios. El router debe mantenerse en determinadas condiciones para asegurar su correcto funcionamiento y alargar también la vida útil del dispositivo. Uno de los grandes problemas de la electrónica son las altas temperaturas. Si el router se calienta mucho, podría empezar a fallar al dar acceso a internet, o al conectarse a su red wifi, entre muchos otros fallos.

Dado que el usuario medio no suele tener conocimientos sobre el buen uso y mantenimiento de estos dispositivos, hoy os traemos una serie de guías y consejos para que vuestro router funcione siempre en las mejores condiciones y nos os dé problemas a largo plazo.

¿Por qué mi router se calienta mucho?

El router, como cualquier otro dispositivo electrónico, desprende calor originado durante el funcionamiento de sus componentes internos. Cada fabricante de dispositivos electrónicos indica el rango de temperatura óptimo para el funcionamiento de los mismos. Y a no ser que vivamos en un clima extremo, todos los dispositivos deberían funcionar correctamente en nuestro intervalo de temperaturas.

Con el tiempo y el uso, los dispositivos electrónicos cogen polvo y suciedad, en especial aquellos que cuentan con sistemas de ventilación para regular la temperatura interna. Si el router se encuentra en buen estado, el calor generado no debería suponer un problema, ahora bien, si tu router se calienta mucho es posible que se deba a otros factores externos, como estar expuesto a la luz solar, tener obstruida la rejilla de ventilación o estar rodeado de más dispositivos electrónicos.

Cómo evitar el calentamiento del router

Si el router se calienta mucho durante su uso, deberíamos revisar los siguientes puntos para descartar que el origen sea el propio dispositivo en sí:

  • Evitar la luz solar directa: La luz solar puede elevar las temperaturas de un dispositivo hasta puntos inimaginables. Especialmente durante la etapa de verano. A no ser que vivamos en sitios muy fríos, evitaremos a toda costa que el sol impacte en el router.
  • Dejar que el router respire: Si el router está rodeado de otros dispositivos, o está en una estantería, o se está cubriendo su rejilla de ventilación con objetos, su temperatura interna ascenderá. Recordemos que los routers no suelen llevar sistema de ventilación activo. Por ello, si tapamos la rejilla de ventilación, que es el único sitio por el que el router puede expulsar el aire caliente del interior, se sobrecalentará. La recomendación es dejar un espacio tanto por los lados como por la parte superior del router.
  • Mantener el dispositivo y su alrededor limpio: A parte de las altas temperaturas, el polvo es el otro gran enemigo de los dispositivos electrónicos. Cuando se acumula demasiado polvo, se podrían llegar a generar problemas de funcionamiento, o en el peor de los casos un incendio. Por lo que pasarle un paño (sin humedecer) o el plumero al router cada mes es una gran idea. Situar el router a cierta altura evitará que coja tanto polvo, o pelo de mascota (si es el caso).
  • Actualizar el firmware del router: Existen muchos modelos de routers diferentes en el mercado, muchos de ellos han tenido, tienen y tendrán fallos en el software. Un fallo de software podría llegar a elevar la temperatura del dispositivo al hacer un sobre-uso o mal uso de alguno de sus componentes. Por lo que hay que comprobar cada cierto tiempo si existen nuevas actualizaciones para el modelo de router que tengamos.

¿Cómo enfriar el router?

Si el router se calienta mucho y no hay manera de hacer bajar la temperatura con los anteriores consejos, utiliza un ventilador USB. Los router modernos incorporan un puerto USB en el que podrás colocar un ventilador apuntando hacia la rejilla del router para conseguir bajar unos grados la temperatura interna.

Te puede interesar:  Nvidia hornea nuevas GeForce GTX 1050 Ti para compensar la escasez

¿Cuándo debo apagar el router?

La respuesta sencilla a esta pregunta es: «Cuando no se necesite».

Aunque la realidad es que un router está pensado para no tener que apagarse, excepto durante su mantenimiento.

Mucha gente apaga el router durante la noche para evitar un consumo de luz innecesario, aunque estos dispositivos consumen muy muy poco (alrededor de 10-20W) , y no se va a notar una bajada «notable» del consumo de luz mensual.

¿Cómo deben estar las luces del router?

Las luces del router indican entre otras cosas, el estado de conexión, la sincronización con el proveedor de servicios, y la actividad de los puertos LAN o red Wi-Fi.

Existen muchos modelos de router diferentes, algunos con más luces que otros, pero en general, todos nos vienen a indicar los parámetros más importantes del dispositivo.

Las luces pueden tener diferentes estados, pueden encontrarse encendidas (generalmente de color verde), apagadas, en parpadeo o de color rojo.

Cada uno de estos estados nos indica el correcto (o no) funcionamiento de alguna parte del router. Vamos a ver las principales indicaciones de las luces que encontramos en la mayoría de routers del mercado:

  • POWER: Nos indica que el dispositivo está conectado a la corriente y encendido.
  • FIBRA o PON: Indica la correcta conexión/comunicación a la red de fibra del proveedor. La luz parpadeará durante la conexión, y quedará encendida cuando esté conectada. Si queda en rojo, existe un fallo en la conexión a la red de fibra, y tendrás que ponerte en contacto con tu proveedor de servicios.
  • INTERNET: Indica que la conexión tiene salida a internet. Igual que al anterior, la luz parpadeará durante la conexión, y quedará encendida cuando esté conectada. Si queda en rojo, existe un fallo con la conexión a internet, y tendrás que ponerte en contacto con tu proveedor de servicios.
  • PHONE: Es posible que tu router tenga una entrada de conector RJ11 para telefonía. Si es así, esta luz indicará que la conexión con el teléfono es correcta.
  • WIFI: Cuando la red wifi está encendida la luz estará fija. Cuando la luz parpadea indica que está habiendo tráfico de red a través de la red wifi.
  • LAN: Generalmente cada router viene con 4 conectores de red RJ-45 para conectar nuestros ordenadores al router por cable. Igual que la luz WiFi, estos se encienden cuando hay un equipo conectado a alguno de los puertos, y parpadean cuando hay intercambio de datos con el dispositivo.
  • USB: Esta luz está presente en los routers con conector USB. Se mantiene encendida cuando hay un dispositivo conectado.

Sobre los enlaces de afiliación

Te puede interesar:  Nvidia hornea nuevas GeForce GTX 1050 Ti para compensar la escasez

Desde MK Smart Labs seleccionamos la oferta de productos disponibles. Los enlaces mostrados son enlaces afiliados al sitio de compra. Esto significa que al comprar un producto, el comerciante electrónico nos pagará una comisión. Estas comisiones ayudan a mantener el blog activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.