En estos últimos días hemos podido ver como la empresa de seguridad de origen ruso «Kaspersky Lab«, conocida principalmente por sus productos Antivirus, se ha convertido en otra víctima de la actual guerra. Y es que, mientras la Oficina de Ciberseguridad Alemana ha desaconsejado el uso de sus productos, Estados Unidos directamente ha añadido a Kaspersky Lab a la lista de empresas con comercio prohibido.

La FCC pone su mira sobre Kaspersky

La Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (la FCC para los amigos) tiene una lista de empresas a las que prohíbe la comercialización de sus productos. Generalmente esta lista ha estado siempre dominada por empresas de tecnología y telecomunicaciones chinas. Kaspersky Lab es la primera empresa rusa en entrar en esta lista, y el motivo es que «representa un riesgo inaceptable para la seguridad nacional de EE.UU.».

Recordemos que en junio del año 2018, bajo la mano de Donald Trump, la instalación de los productos de Kaspersky fue prohibida en equipos de las agencias del Gobierno Federal de EE.UU y, posteriormente, de la Unión Europea, luego de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos acusara a Kaspersky de trabajar con el servicio Federal de Seguridad de Rusia.

Aprovechando la inclusión de Kaspersky a la lista negra de empresas, también se han añadido las empresas de origen chino «China Telecom» y «China Mobile International USA» por que se han considerado como amenazas para la seguridad nacional según los requisitos de la «Ley de Redes de Comunicaciones Seguras y Confiables de 2019«

Alemania recomienda evitar el uso de Kaspersky

Y mientras en tierras americanas se veta el comercio y la adquisición de productos de KasperskyLab, en Alemania, la Autoridad Federal de Seguridad Cibernética, (BSI por sus siglas en Alemán) ha instado a las compañías y ciudadanos a evitar el uso de los antivirus y otros productos de seguridad de la marca. Según la Autoridad Federal de Seguridad Cibernética, el uso de productos de Kaspersky en Alemania «supone un riesgo considerable de un ataque informático exitoso«.

Te puede interesar:  El malware 'Raccoon' se abre paso al robo de información

La BSI ha declarado que la empresa rusa «puede verse obligada a atacar sistemas europeos en contra de su voluntad». «Puede ser espiada como parte de una operación cibernética sin su consentimiento», o incluso «ser utilizada como herramienta para dirigir ataques contra sus propios clientes».

Esta recomendación va dirigida especialmente a las empresas e infraestructuras «vulnerables», como por ejemplo al Aeropuerto de Munich. Que el pasado mes de octubre sustituyó todos sus sistemas de ciberseguridad por el software «Kaspersky Threat Intelligence«

La respuesta de Kaspersky a las prohibiciones

Con estas nuevas prohibiciones, (y no se descartan futuras por la Unión Europea) a Kaspersky Lab se le viene una avalancha de pérdida de usuarios, y de ingresos. Por ello no ha tardado en hacer público un nuevo comunicado en el que ha expresado que:

«La decisión de prohibir el uso de productos de Kaspersky no se ha basado en una evaluación técnica de los productos, sino que está motivada con fines políticos. La compañía no tiene ningún vínculo con gobiernos. Por ello sigue dispuesto a cooperar con las agencias del Gobierno de EE.UU. para abordar las inquietudes de la FCC y cualquier otra agencia reguladora que lo requiera.»

Dicker Data pone fin a su relación con Kaspersky

Dicker Data, la mayor empresa australiana de distribución de tecnología, ha puesto fin formalmente a su relación comercial con el proveedor de software Kaspersky. Su director ejecutivo, David Dicker, ha declarado que las naciones occidentales tienen la responsabilidad de tomar represalias contra la atrocidad rusa contra una nación más débil, Ucrania. Además, el director de operaciones de Dicker Data, Vladimir Mitnovetski, es Ucraniano, por lo que la empresa se ve directamente afectada por la invasión ilegal de Ucrania por parte de Rusia.

Artículo relacionado: kaspersky blog