Qué es el derecho al olvido y cómo ejercerlo

¿Has oído hablar del derecho al olvido? Es el derecho que tiene cualquier persona a que se elimine información personal sobre ella de Internet. Pero no es tan fácil como parece. No podemos borrar cualquier cosa que hayamos publicado en la red, porque eso podría afectar a la libertad de expresión y a la difusión de información de interés público.

El derecho al olvido nos protege de la difusión de información personal que sea irrelevante o que pueda dañarnos. Sin embargo, no podemos utilizarlo para borrar nuestro pasado a medida. No podemos eliminar información que sea veraz y que no sea perjudicial para nuestra reputación.

Para proteger nuestro derecho al olvido, debemos ser cuidadosos con la información que compartimos en Internet. Debemos pensar antes de publicar cualquier cosa, y debemos utilizar herramientas de privacidad para controlar quién puede acceder a nuestra información.

¿Qué es exactamente el derecho al olvido?

El derecho al olvido es un derecho que te permite borrar información personal tuya de Internet. El derecho al olvido está relacionado con otros derechos que te permiten controlar tu información personal, como el derecho a oponerse al tratamiento de tus datos o el derecho a que se eliminen tus datos.

El derecho al olvido sólo puede ser invocado por personas físicas, es decir, personas como tú y yo.

En resumen, el derecho al olvido te permite impedir que tu información personal se difunda en Internet cuando no sea adecuada o pertinente.

¿Qué requisitos necesito para ejercitar mi derecho al olvido?

Para poder pedir que se borren tus datos personales de Internet, tienes que cumplir dos condiciones: Que el tratamiento de esos datos sea ilegal o que no haya una razón legal para hacerlo, y que no entre en conflicto con otros derechos fundamentales, como la libertad de expresión o la información.

Te puede interesar:  Cómo unir o combinar un archivo pdf

En general, el derecho a la información tiene más peso que el derecho al olvido cuando la información es veraz y se refiere a hechos de interés público. Por ejemplo, si publicas una noticia sobre un escándalo político, la gente tiene derecho a saberlo, aunque eso pueda dañar la reputación de alguien.

Sin embargo, el derecho al olvido puede prevalecer sobre el derecho a la información cuando la información es falsa o dañina. Por ejemplo, si alguien publica una mentira sobre ti en Internet, puedes pedir que se retire la información.

En última instancia, es el juez quien decide cuál de los dos derechos tiene más peso en cada caso.

El derecho al olvido en los motores de búsqueda y redes sociales

Los buscadores de Internet, como Google o Bing, rastrean información en la red para mostrarte resultados relevantes cuando buscas algo. Si buscas tu nombre, es posible que el buscador te muestre resultados que contengan información sobre ti.

Para pedir que se borren esos resultados, tienes que tener en cuenta los requisitos que ya hemos comentado, y que la búsqueda se haya realizado por tu nombre completo o por un seudónimo o apodo que sea conocido por mucha gente.

Cuando pides que se borren tus datos personales de las redes sociales, hay que tener en cuenta si los proporcionaste tú mismo o te los proporcionaron otros.Si los proporcionaste tú mismo, las redes sociales deben borrarlos inmediatamente, sin hacer preguntas.

Si te los proporcionaron otros, las redes sociales sólo deben borrarlos si cumplen los requisitos del derecho al olvido, es decir, si son inadecuados, inexactos, no pertinentes, no actualizados, excesivos, obsoletos o que no son de interés público.

Cómo ejercer tu derecho al olvido

Para pedir que se borren tus datos personales de Internet, tienes que hacerlo primero a la fuente original, como un periódico, un blog o una red social.También puedes hacerlo directamente a los motores de búsqueda, pero en ese caso, los datos no desaparecerán de Internet, sino que simplemente dejarán de aparecer en los resultados de búsqueda.

Te puede interesar:  Cómo volver de Windows 11 a Windows 10

Los motores de búsqueda más utilizados tienen formularios para pedir el derecho al olvido: Google, Yahoo y Bing.

Las redes sociales también tienen mecanismos internos para denunciar contenido inapropiado:

Los motores de búsqueda y las redes sociales evaluarán tu solicitud para ver si cumple los requisitos del derecho al olvido.

Es importante guardar una copia de tu solicitud y de la respuesta que recibas. Los motores de búsqueda, las redes sociales y los sitios web tienen un mes para responder a tu solicitud.

¿Y si la empresa no atiende mi solicitud de derecho al olvido?

Si la fuente original, el motor de búsqueda o la red social no te responden, o si su respuesta no te convence, puedes presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Para que la AEPD te atienda, tienes que haberte dirigido antes a la fuente original o al motor de búsqueda, y tienes que guardar una copia de tu solicitud y de la respuesta que recibiste.

La reclamación se puede presentar online con certificado digital o en persona en la sede de la AEPD.

Si la AEPD rechaza tu reclamación, puedes interponer un recurso de reposición ante la propia AEPD.